Mejor una floculación doble

Dosificación automática de floculantes

Entre las tareas de las estaciones depuradoras se encuentra la de mezclar el lodo de la etapa de depuración biológica con un floculante para poder deshidratarlo y eliminarlo. BMA ha conseguido mejorar este proceso de forma considerable.

La deshidratación mecánica del lodo es un paso relevante del proceso en cuanto a la rentabilidad de las instalaciones depuradoras. Para eliminar el lodo de depuradora de forma rentable es importante deshidratarlo lo mejor posible. Los costos totales de la eliminación dependen, sobre todo, del contenido de agua del lodo
deshidratado y de la cantidad de floculante utilizado. Por este motivo, en las instalaciones depuradoras resulta conveniente minimizar la humedad residual del lodo y el consumo de floculantes.

En función de la dosificación correcta

Por lo general, los floculantes son polímeros de cadena larga a base de acrilamida. Se mezclan con el lodo para crear una estructura fangosa que pueda deshidratarse mejor. Dado que el agua separada de las partículas de lodo retorna desde los grupos de deshidratación a la entrada de la instalación depuradora, es importante que los floculantes queden adheridos al lodo y desparezcan del agua. Es por ello que la dosificación de los floculantes debe adecuarse a las propiedades del lodo.

Sin embargo, en muchos casos los floculantes se dosifican teniendo únicamente en cuenta valores empíricos, sin automatización ni regulación. Esta forma de proceder da lugar a un elevado consumo de materias de consumo, una calidad del lodo en constante cambio y una sobrecarga de polímeros a base acrilamida en la instalación depuradora.

El nuevo proceso de BMA aporta muchas ventajas

El proceso de doble floculación desarrollado por el sector de negocio de la gestión de aguas residuales de BMA (AWAMA) consta de un sistema sensores/mezcladores que se utiliza antes de deshidratar el lodo de depuradora.

El sistema mejora la floculación del lodo de depuradora mediante algoritmos de análisis específicos y la doble dosificación de polímero. Se inicia con la medición óptica de las propiedades de floculación, regula automáticamente la adición de floculante y aporta una elevada continuidad al proceso, así como una calidad constante del lodo. De ahí que el proceso sea tan beneficioso para la instalación depuradora.

En enorme valor de este sistema ya se ha comprobado en la instalación depuradora de Wolfenbüttel. Aquí, a pocos kilómetros de distancia de nuestra sede central de Braunschweig, se ha implementado la dosificación automática de floculantes en estrecha colaboración con el personal de la instalación depuradora y los socios regionales.

La funcionalidad técnica ha podido verificarse en la práctica durante más de seis meses. El empleo de polímeros se redujo entre un 25-35 % y la deshidratación mejoró. Se superó con creces el ahorro pronosticado.

Aplicación sin problemas en la industria

El sistema de doble floculación en instalaciones de deshidratación industriales también puede contribuir a ahorrar en floculantes, automatizar la deshidratación y mejorar sus valores. El uso de la unidad garantiza de forma fiable la máxima fiabilidad operativa gracias al ajuste dinámico del volumen de polímero a la calidad variable del lodo.

Tim Hartmann