• 6% Con nuestro OVC puede reducirse la pureza de la melaza entre entrada y salida en hasta 6 puntos porcentuales

Los más cotizados

Por qué cada vez más ingenios apuestan por cristalizadores-enfriadores

También en América Central se cotizan al alza los cristalizadores-enfriadores continuos de BMA.
Esto plantea una pregunta, ¿qué hace que nuestra instalación tenga tanto éxito?

Justo ahora Ingenio Chaparrastique de la región de San Miguel en El Salvador ha puesto en marcha un nuevo cristalizador-­enfriador (OVC) de nuestra producción. Con una altura de 27,5 metros, la instalación tiene una capacidad de procesamiento de 30 toneladas por hora.

Trabajo en equipo: tres centros de ­producción contribuyen

La buena colaboración entre el Grupo CASSA de El Salvador y BMA ya es ­conocida por todos. También el Grupo Zucarmex, que opera seis ingenios en México, está instalando su primer cristalizador-enfriador. Este debe instalarse en el ingenio Pujiltic en la región mexicana de Pujiltic. Este cristalizador-enfriador es el primero que se produce con la cooperación de tres centros de producción en Alemania, EE. UU. y México. 

En la industria del azúcar de remolacha los cristalizadores-enfriadores corresponden a la última tecnología. Desde el año 2011 el ingenio Puga tiene en funcionamiento el OVC más grande en el continente americano hasta el momento, con una altura de 33,5 metros. Los OVC sirven para enfriar uniformemente la masa cocida de baja pureza en un grado Kelvin por hora desde 65 a 40 grados Celsius. El enfriamiento lento garantiza que la sobresaturación en el OVC se quede siempre en un margen en el que solo crecen los cristales existentes sin que se formen nuevos gérmenes cristalinos. La aparición de falsos granos, que no se ­pueden separar en las centrífugas continuas y que, por lo tanto, aumentan la pureza de la melaza, puede reducirse ­considerablemente utilizando un OVC.

Excelente transferencia de calor, mínima diferencia de temperatura

Que la temperatura descienda uniformemente en todo el flujo de masa cocida constituye un factor de éxito fundamental. El OVC consigue esto gracias a una muy buena transferencia de calor con una mínima diferencia de temperatura. En la masa cocida los elementos enfriadores se mueven arriba y abajo, esto genera unas condiciones constantes para la transferencia de calor en todo el sistema. Ya que no se pueden formar incrustaciones en las superficies de enfriamiento, la transferencia de calor mantiene su magnífica calidad durante toda la zafra.

En los ingenios azucareros ha podido reducirse la pureza de la melaza en un promedio de cuatro a cinco puntos porcentuales con ayuda de los OVC. Un descenso adicional de la temperatura de 55 a 40 grados Celsius representa, por lo general, de dos a tres puntos porcentuales. Gracias a la separación mejorada en las centrífugas la pureza desciende de uno a dos puntos porcentuales más.

El incremento de beneficios amortiza la inversión a corto plazo

La instalación de los OVC en los ingenios de México, India, Senegal y El Salvador ha supuesto así un aumento de su producción de azúcar, de forma que los costos de inversión se han cubierto con los ingresos adicionales antes de que transcurran dos zafras. 

Con los nuevos OVC ya hay 20 cristalizadores-enfriadores de nuestra producción funcionando con éxito en Norteamérica, Centroamérica y Sudamérica, lo que es una señal inequívoca de que el OVC de BMA se ha consolidado como parte integral de los ingenios azucareros.

Use of cookies

BMA uses cookies to optimize the design of this website and make continuous improvements. By continuing your visit the website, you consent to the use of cookies. Further details can be found in the legal notice.
Your visit to the Website is currently being captured by a Web analysis service in anonymised mode.