• 33 países disponen de instalaciones de extracción de BMA
  • 13,6 m mide la torre de extracción con el mayor diámetro del mundo y BMA la ha construido

Las primeras de su clase

Las torres de extracción de BMA tienen una historia de éxito

Dentro de la industria azucarera BMA ha realizado un trabajo pionero en muchos aspectos, también en el desarrollo de torres de extracción. A mediados del siglo pasado fuimos la primera empresa en intentar procesar cosetas de remolacha azucarera a escala industrial mediante un sistema de funcionamiento continuo.

El desarrollo de las torres de extracción se considera uno de los más significativos y complejos dentro de la industria del azúcar de remolacha. Los primeros intentos de extracción continua de cosetas de remolacha azucarera con una torre de doble columna comenzaron en el año 1939. Ocho años más tarde BMA adquiría la licencia para su construcción. Poco después el fabricante de azúcar alemán, Pfeifer & Langen, puso en funcionamiento la primera torre de extracción de doble columna en su ingenio de Ameln. Su capacidad de procesamiento: ­
600 toneladas diarias.

Torre de extracción de una columna en el ingenio de Elsdorf

Sobre la base de una estrecha colaboración con nuestros clientes surgió la torre de extracción de una columna. En ella, las cosetas pretratadas se impulsaban hacia abajo por dentro del eje y se distribuían con el distribuidor en la sección transversal de la torre de extracción. Pfeifer & Langen usó la primera torre de este tipo en el ingenio de Elsdorf para un procesamiento de remolachas de 1.200 toneladas al día. 

Cuando dos años después se consiguió impulsar las cosetas a la parte inferior de la torre mediante bombas y se pudo renunciar al tornillo interior de alimentación, se produjo el avance decisivo en la extracción en torres. De nuevo fue el ingenio de Elsdorf la que empleó por primera vez esta tecnología. 

Desde ese momento la demanda aumentó considerablemente. Nuestros clientes pusieron en funcionamiento muchas unidades de torres en las áreas de cultivo de remolacha de todo el mundo desde Francia, Inglaterra e Italia, pasando por Yugoslavia, la URSS y Checoslovaquia, hasta EE. UU. y Japón. Para el año 1960 BMA había suministrado 150 torres de extracción continua.

Menos consumo de energía, mejores instalaciones

Desde que se usan las bombas de cosetas, el sistema consta de un separador y un macerador de cosetas posterior que se ha ido mejorando cada vez más. El macerador de cosetas en contracorriente moderno genera una mezcla de cosetas y jugo bombeable y se produce un intercambio de calor entre las cosetas y el jugo. Se genera un jugo crudo frío que se calienta con el vapor de cristalización. Este ahorro de energía primaria y la desespumación con esterilización de corriente parcial dieron lugar a otra mejora del sistema.

En colaboración con los clientes, BMA refinó el sistema hasta llegar a los años noventa. Los peligros de infección disminuyeron y los rendimientos aumentaron. Un paso importante fue el desarrollo del sistema de accionamiento de torres Bogiflex/Fleflex. Este nuevo sistema de accionamiento permitía construir torres de extracción con más de siete metros de diámetro y capacidades de procesamiento de más de 5.000 toneladas ­diarias. 

Las capacidades de procesamiento alcanzan nuevas dimensiones

Para 1991 BMA ya había montado 344 instalaciones de extracción tanto en Alemania como en el extranjero. Ese mismo año la empresa austriaca Agrana puso en funcionamiento la primera instalación de extracción con una capacidad nominal de procesamiento de remolachas de 10.000 toneladas/día en el ingenio de Hohenau. La posibilidad de equipar ingenios con una capacidad de procesamiento de hasta 12.000 toneladas al día con una sola instalación de torre de extracción había llegado.

Y el desarrollo continuó: con el sistema de torre 2000 se renunciaba a las cribas de fondo con las grandes cámaras para jugo situadas debajo que requerían mucho mantenimiento. El cribado se efectúa aquí mediante cribas laterales que permiten una extracción de jugo significativamente superior gracias a los canales mejorados en cuanto a la técnica de flujo. Toda el área de cribado está fabricada en acero inoxidable. Este principio de funcionamiento lo verificó Nordzucker en una torre de extracción remodelada en el ingenio de Klein Wanzleben, Alemania. La primera torre 2000 a gran escala con un diámetro de 8,6 metros, diseñada para un procesamiento de remolachas de 6.500 toneladas/día, se instaló en el ­ingenio de Szerencs, Hungría, en 1998.

Un material especial da un impulso al desarrollo

Un nuevo accionamiento basado en el sistema de accionamiento de torres Bogiflex/Fleflex anunció la siguiente etapa de evolución. Además del ahorro de costos al emplear engranajes planetarios modernos, la corona dentada segmentada de material especial supuso especialmente un avance significativo. Esto hacía el transporte de los componentes de accionamiento a ingenios lejanas y remotas considerablemente más fácil, al igual que permitía un montaje mucho más sencillo. La presentación del sistema de accionamiento tuvo lugar en el año 2003 en el ingenio de Frauenfeld de la empresa Schweizer Zucker AG.

Junto con los ingenios, las torres de extracción también se elevaron en el horizonte. Además de las capacidades de procesamiento, las tecnologías también establecieron nuevos estándares desde el punto de vista de la eficiencia energética y la rentabilidad. Desde el año pasado la torre de extracción más grande del mundo completa el ingenio Al Nouran en Egipto con un diámetro exterior de 13,6 metros. La fabricación de los componentes para la instalación conforme a un transporte y montaje adecuados supuso el mayor reto.

Con éxito también en países fríos y cálidos

Actualmente las instalaciones de extracción de BMA funcionan en 33 países productores de remolacha. Dado que las torres se ubican en todo el mundo y las campañas de remolacha son diferentes en cada país, las instalaciones están en marcha todo el año. Gracias a nuestra experiencia se consigue que estas funcionen con éxito en las áreas septentrionales productoras de remolacha como Finlandia, Canadá y Rusia, así como también en las zonas meridionales como Marruecos y Egipto. Con las instalaciones de extracción de BMA pueden procesarse remolachas congeladas en EE. UU., pero también remolachas con alta materia seca en los países africanos.

Use of cookies

BMA uses cookies to optimize the design of this website and make continuous improvements. By continuing your visit the website, you consent to the use of cookies. Further details can be found in the legal notice.
Your visit to the Website is currently being captured by a Web analysis service in anonymised mode.