K3300F: la nueva centrífuga continua de BMA

El perfeccionamiento aumenta la eficiencia y reduce el consumo de energía

BMA destaca por los elevados estándares de calidad y rendimiento que se reflejan de inmediato en la eficiencia de las máquinas. Para poder garantizar que estos estándares se mantengan, las tecnologías de toda la gama de instalaciones se mejoran y perfeccionan de forma constante. Esto se aplica particularmente al producto insignia de BMA: las centrífugas azucareras.

La centrífuga continua K3300F con nuevas ventajas

Fieles a nuestra visión «Passion for Progress» desarrollamos nuevos productos para mejorar nuestra oferta y adaptarnos a las nuevas necesidades de nuestros clientes. Por este motivo, BMA ha desarrollado la centrífuga continua K3300F. La K3300F ya está disponible para su adquisición. 

La K3300F está basada en nuestros conocimientos y el principio de funcionamiento del modelo precedente, la K3300. Hemos mejorado determinadas características, así como hemos armonizado el desarrollo y la implementación con las exigencias tanto del mercado como de los clientes. En las aplicaciones para la producción de azúcar, cobran cada vez más valor la eficiencia, la sostenibilidad y el ahorro de recursos. 

Centrífugas continuas de BMA: así empezó todo

Si bien las primeras centrífugas continuas de BMA se desarrollaron ya entre la primera década del siglo XX y los años veinte de ese mismo siglo, el uso de estas máquinas en la producción de azúcar no se consolidó hasta los años cincuenta del siglo XX. Al mismo tiempo, BMA comenzó a comercializar sus centrífugas continuas con la denominación «Serie K».

La amplia serie de centrífugas continuas generó una gran diversidad de patentes e innovaciones. Las novedades mejoraron la producción de azúcar, así como la separación de producto B y producto C, tanto con remolacha como con caña azucarera en todo el mundo. Así se demostró con nuestra primera centrífuga, la K750, que el principio de separación de nuestras instalaciones —la generación de una fina capa de magma en la canasta— funciona a la perfección. De la misma forma, la alimentación de masa cocida en el centro de la centrífuga se confirmó como un gran éxito.

Centrífuga continua: principio de funcionamiento probado, nuevas innovaciones

La nueva centrífuga K3300F de BMA aúna muchas ventajas en cuanto a eficiencia y ahorro de recursos. Reduciendo la viscosidad de la masa cocida que debe procesarse, se simplifica considerablemente el proceso de separación, lo que disminuye el consumo de energía y satisface las exigencias del proceso en cuanto a caudal. Debido a ello, la preparación de la masa cocida comienza ya en el camino a la centrífuga. A través del tubo de alimentación puede añadirse un flujo constante de vapor de agua y agua. Estos se homogeneizan perfectamente con la masa cocida y se distribuyen de manera uniforme. Así se reduce el consumo de energía y se optimiza el aprovechamiento de la centrífuga. Ya que cada producto presenta características tecnológicas distintas, BMA ha desarrollado tres distribuidores de producto diferentes: el distribuidor de producto A, el distribuidor estándar y el distribuidor Turbo3.

Una de las centrífugas con mayor eficiencia energética del mercado

La canasta de la K3300F dispone, como la de sus predecesoras, de dos etapas de separación que pueden identificarse claramente por su diferente inclinación. De modo que, para los productos B y C, se utiliza la canasta estándar 14°/30°; para el producto A se utiliza una canasta 25°/27°desarrollada especialmente para este producto. La melaza se conduce a través de orificios elípticos. El diseño especial de la canasta, en combinación con las toberas de lavado, procura una limpieza homogénea de los cristales.

Las centrífugas continuas se accionan con un motor de 90 kW (105 kW a 60 Hz). El hecho de que la K3300F se base en un único tamaño de motor con elevada eficiencia energética, junto con otras ventajas, la convierte en una centrífuga con uno de los consumos energéticos más eficientes del mercado.

El nuevo sistema de sensores aumenta la seguridad operativa

La nueva centrífuga K3300F ofrece innovaciones en la instrumentación estándar de la centrífuga, nuevas generaciones de controles lógicos programables (PLC) y nuevas funciones en el software de control. Para garantizar un funcionamiento sin averías, la centrífuga K3300F dispone de tres sensores nuevos.

El primer sensor es un sensor de medición de fuerza que mide la tensión de la correa trapezoidal e indica el valor en la pantalla. De esta forma, el sensor ayuda a ajustar correctamente las correas trapezoidales y garantiza así una transmisión de fuerza óptima por las mismas. Se evita la sobrecarga de los rodamientos debido a una tensión excesiva de las correas. Los otros dos sensores registran la temperatura de los rodamientos y supervisan su estado perfecto. Si la temperatura aumenta, se advierte al operador. De esta forma se inicia el mantenimiento antes de que aparezca la avería.

Funcionamiento óptimo de la instalación gracias a mejoras constructivas

Las novedades constructivas de la K3300F van dirigidas a optimizar el mantenimiento y el funcionamiento general de la centrífuga. Una mejor construcción de la carcasa minimiza el depósito de cristales en el interior de la máquina. Otras características son una pivotería revisada, así como unas correas trapezoidales de alta calidad y exentas de mantenimiento.  Además, se ha optimizado el lavado con agua. Ahora se montan válvulas de aguja, lo que permite una dosificación precisa de la cantidad de agua de lavado. Además, se añade un muestreador para miel, así como un nuevo diseño de la máquina tanto ergonómico como de fácil manejo. Esto permite al operario alcanzar cómodamente todos los elementos de mando sin cambiar de ubicación.

Además, la K3300F está equipada con un PLC de nueva generación, una pantalla táctil de 9 pulgadas, una monitorización para la temperatura de los rodamientos y software de control intuitivo. Opciones como un lavado con agua y un sistema de lubricación automáticos garantizan un funcionamiento óptimo de la instalación y facilitan el manejo de la centrífuga.

Centrífuga continua: más eficiencia y sostenibilidad

Gracias a sus mejoras, la nueva centrífuga continua K3300F de BMA es sinónimo de sostenibilidad y una producción de azúcar más eficiente.

Puede encontrar más información sobre la centrífuga continua K3300F de BMA en la presentación del producto https://youtu.be/NvNf0qc0NEY y en: www.bma-worldwide.com/k3300f