La palanca es cosa de ayer, hoy manda el tacto

Cómo se ha perfeccionado el concepto de manejo de nuestras centrífugas

Durante los últimos 150 años BMA ha desarrollado e introducido en el mercado una serie de tipos de centrífugas diferentes. De modelo a modelo hemos ido incorporando nuestra investigación, experiencia práctica y las elevadas exigencias de nuestros clientes: también en lo que respecta al concepto de manejo.  

Tanto entonces como hoy en día BMA desarrolla centrífugas aplicando las últimas tendencias técnicas y tecnológicas. La conocida como interfaz hombre-máquina, abreviada en inglés HMI, describe la moderna interfaz para la comunicación entre el usuario y la máquina. ¿Cómo se ha perfeccionado el concepto de manejo de nuestras centrífugas en el transcurso de un siglo y medio? ¿Cuáles son las etapas más importantes?    

Desde los primeros tiempos de BMA las centrífugas de azúcar se encuentran entre los productos estándar más importantes. Nuestras primeras centrífugas del año 1860 eran máquinas discontinuas con transmisión por correa y evacuación manual. Gracias a la evaluación y aplicación de la experiencia práctica mayoritaria entonces y elementos de maquinaria en continuo desarrollo, alrededor de 1900 se introdujeron en el mercado las primeras centrífugas pendulares con accionamiento electromotriz directo. La palanca y los interruptores estaban conectados a la máquina. El foco de atención del concepto de manejo era la máquina y no el operario.

 

Cuando la máquina era el foco de atención

La siguiente imagen a la izquierda muestra el control de la centrífuga mediante palanca y ruedas manuales, que se aplicaban principalmente en la construcción de máquinas e instalaciones. Estas se utilizaban en valvulería, máquinas-herramienta y motorreductores donde abrían y cerraban las válvulas. Y la foto situada a la derecha es de una antigua estación de centrífugas de BMA en el ingenio azucarero de Köngislutter en Alemania.

 

Un gran avance de desarrollo: los mandos se electrifican, centrífuga G1000 de BMA

'Centrífugas G1000' de BMA' ilustra cómo el elemento de mando pasó a ser una parte central de la máquina. La evolución del concepto de manejo también trae consigo un cambio en el lenguaje. El elemento de mando se denomina ahora tablero de control y se dispone en el centro de la estructura de la centrífuga. Contiene los elementos de conmutación y control para el manejo. Todos los movimientos se controlan de forma electroneumática y se supervisan con interruptores de fin de carrera. Las lámparas de señal del tablero de control muestran las fases del proceso y las posibles averías. La palanca y las ruedas manuales se han sustituido con botones, interruptores y luces. Este concepto permite manejar la máquina con mandos memorizables. El ajuste de la máquina ya no se basa en la sensibilidad del operador, sino en ajustes estandarizados en la unidad central de mando.

 

La interfaz gráfica de usuario tiene ventajas

Los gráficos claros y la disposición sistemática de botones y similares proporcionan un manejo más sencillo en esta generación de centrífugas como puede ver ilustración 'Control HD BMA S7'. La unidad de mando se encuentra en un brazo orientable para un manejo cómodo. De esta forma el operario se situó más en el foco de atención del concepto de mando.

 

De la palanca al tacto Evolución de la HMI con el paso del tiempo

La revolución digital en la segunda mitad del siglo 20 también influyó en el concepto de manejo de las centrífugas de BMA. 

Desde mediados de los años ochenta todas las máquinas están equipadas con un PLC (control lógico programable), de manera que ahora toda la información de los distintos sensores e instrumentos de medición distribuidos en la centrífuga puede controlarse y analizarse. Esto permite un funcionamiento automatizado de la máquina. La generación actual de centrífugas ofrece una pantalla táctil con elementos de mando digitales, sobre todo, y físicos. Al contrario que los botones y reguladores instalados de forma fija, la interfaz de la pantalla puede adaptarse a los deseos del cliente. La representación gráfica ofrece adicionalmente varios niveles en la operación del menú. Los datos relevantes sobre las fases del proceso (carga, aceleración, descarga) y el estado de la capacidad se resumen en la representación.

 

Este avance tecnológico supone que el operario de la máquina asuma cada vez más la función de supervisar y regular la instalación. Además, este desarrollo marca un hito importante en la consolidación de las principales funciones de seguridad de BMA.

 

La técnica de seguridad juega un papel importante

La aceleración de la canasta genera una elevada carga útil dentro de la centrífuga. El empleo del PLC en combinación con los sensores proporciona una seguridad de la máquina a prueba de fallas. La moderna HMI es capaz de mostrar errores y averías concretos de la máquina. La avería ya no se señaliza mediante una lámpara intermitente, sino con un mensaje de texto o un símbolo específico en la pantalla.

La función de interfaz incorpora un control lógico programable (abreviado en inglés PLC) con diferentes funciones de seguridad. El software supervisa los parámetros importantes como las vibraciones y la velocidad de la canasta, y garantiza un funcionamiento de la máquina perfecto y sin fallas. Esto se ha integrado como estándar en la tercera serie de productos de centrífugas.

La evolución técnica del mando

Debido a la trepidante evolución de la electrónica y las elevadas exigencias del mercado, BMA presentó en 2019 la tercera serie de productos del mando de centrífugas de la serie E. La HMI actual tiene un tamaño de doce pulgadas y ofrece un tablero de pantalla táctil en varios idiomas. La interfaz del menú puede manejarse de forma intuitiva. La centrífuga carga automáticamente la masa cocida y maximiza el proceso de carga. La memorización de fórmulas (parámetros) facilita la selección de uno de los diferentes productos con un clic en la interfaz de usuario. La adición de agua se ajusta en función de la carga.

El software de la centrífuga puede advertir al usuario de una determinada situación en la producción y recomendar al operario una forma de proceder óptima. Por ejemplo: indica al usuario «azúcar duro» en la canasta para que puedan adoptarse las medidas correspondientes. Los procesos estandarizados proporcionan una calidad del azúcar constante y un funcionamiento eficiente de la instalación.

 

Acceso a los datos de la máquina en todo el mundo

La generación actual de PLC de las centrífugas de la serie E de BMA dispone de una interfaz integrada para la plataforma smart4sugar a través de un router. A través de esta interfaz están disponibles online los datos de la máquina en tiempo real y pueden visualizarse y evaluarse mediante el servicio smart.monitoring de BMA. Gracias a este análisis de datos con smart.monitoring el concepto de manejo de las centrífugas da un paso más: datos disponibles en todo momento y en cualquier lugar del mundo, e incluso en su propio teléfono inteligente. 

 

Reequipamiento: las centrífugas viven una segunda juventud

El mando y el sistema eléctrico de una centrífuga con 20 años de antigüedad ya no se corresponden en muchos casos con los estándares de seguridad actuales. BMA ofrece una solución a este problema. Para que estas máquinas puedan seguir funcionando, BMA ofrece un programa de reequipamiento. Este servicio equipa las máquinas de las series G y B con los últimos sensores, actuadores, PLC, tablero de control (HMI) y el software más reciente. La actualización del accionamiento (motor y variador de frecuencia) aumenta el rendimiento, de forma que puede satisfacer las nuevas exigencias de producción gracias al reequipamiento.

 

La diversidad de innovaciones técnicas muestra que BMA acompaña a sus clientes desde la primera revolución industrial hasta la revolución digital actual. El próximo desarrollo ya se encuentra en la posición de salida: el internet industrial de las cosas (IIoT) para máquinas e instalaciones. La plataforma «smart4sugar» es el punto de partida de todas las demás actividades digitales de BMA. Esta plataforma facilita un acceso a los datos operacionales en todo momento y en cualquier lugar del mundo.

Passion for Progress forma parte de nuestra identidad, por ello, observamos juntos con interés los desarrollos, las innovaciones y el avance tecnológico.