Made in Germany: calidad apreciada en todo el mundo

El 2014 fue un año de mucha actividad internacional para el negocio de productos de BMA: clientes de todos los continentes han optado por las centrífugas BMA.

Pedidos en todo el mundo

Debe admitirse que existe una restricción: la Antártica sigue siendo un territorio inexplorado en el mapa. Por lo demás, sigue habiendo una fuerte demanda de centrífugas BMA en todo el mundo por parte de nuestros fieles clientes y también de nuevos clientes.

El Ingenio Jiboa en El Salvador es uno de nuestros nuevos clientes. Esta fábrica se ha propuesto modernizar sus estaciones de centrífugas. Un factor importante para la decisión de compra en Jiboa es la eficiencia energética. En la primera etapa, la fábrica eligió una centrífuga continua del tipo K3300 para el procesamiento del producto C. La máquina se puso en marcha en diciembre de 2014 y, desde entonces, convence por su alto caudal con un consumo de energía mínimo. Quedaron muy impresionados con la marcha suave de la máquina.

La nueva generación de centrífugas discontinuas de BMA, la serie E, impresiona a nuevos clientes como, por ejemplo, la fábrica Santa Cruz en Brasil, que quedó convencida con el rendimiento de la E1810 durante la zafra de 2014. Instalada junto con máquinas modernas de la competencia, la E1810 entusiasmó sobre todo por su bajo y fácil mantenimiento, así como por su alta capacidad de procesamiento y eficiencia. Especialmente se valoró la facilidad de manejo y el funcionamiento fiable.

Las centrífugas BMA son famosas por su longevidad. Estas pueden llegar a funcionar incluso más de 40 años. Un cliente en Australia ha decidido, tras más de 30 años de excelente funcionamiento con centrífugas BMA, comprar una nueva K3300. Pudimos remplazar tres centrífugas continuas antiguas por una de nueva. La moderna centrífuga K3300 de BMA se empleará, en este caso, para el procesamiento del producto C. Aparte de un alto caudal, el requisito principal de nuestro cliente era la máxima conservación de los cristales. Por eso, ha elegido el deflector opcional. En funcionamiento, esta demuestra que se consigue una excelente conservación de los cristales y que cumple plenamente con los requisitos.

Además, este cliente quedó impresionado con la K3300 y su flexibilidad en cuanto a la optimización de procesos gracias a una alimentación controlada y regulable individualmente del agua de lavado o el distribuidor de producto Turbo3 de alta eficiencia. De esta forma logró alcanzarse, por ejemplo, una diferencia de pureza extremadamente baja de tan sólo 0,6 puntos porcentuales entre la solución madre y la melaza. Por lo tanto, no es de extrañar que nuestro cliente esté muy satisfecho con la K3300 desde su puesta en marcha en verano de 2014.

Un cliente en Indonesia ya utiliza centrífugas discontinuas de la serie B. Como consecuencia de la buena experiencia obtenida, se ha optado por seguir mejorando las estaciones de cinco nuevas E1810.

Made in Germany

“Made in Germany“ es reconocido en todo el mundo como sinónimo de alta calidad. Un factor de mucho peso para las centrífugas: las centrífugas tienen que soportar solicitaciones elevadas durante el funcionamiento. Los defectos o el mal funcionamiento pueden provocar no sólo grandes daños materiales, en el peor de los casos, incluso costar vidas.

Para evitar esto, BMA se centra principalmente en la calidad del producto y la seguridad operativa de las centrífugas. Esto se refleja, entre otras cosas, en el diseño sofi sticado de la máquina; además, para la construcción se aplican directivas y métodos modernos como la directiva FKM y el método de los elementos finitos (FEM). Los amplios controles de calidad durante el proceso de fabricación incluyen, p. ej., certificados de materiales, una inspección del 100 % de las soldaduras de las canastas con protocolo o una prueba de funcionamiento con medición de vibraciones.

Para BMA, estar presentes a nivel mundial significa también estar cerca de nuestros clientes. Por eso, además de una red de servicio global para atender mejor las necesidades locales, BMA también ha decidido construir talleres de montaje en Brasil y China. Los componentes clave relevantes para la seguridad como por ejemplo las canastas de las centrífugas continuarán fabricándose en la sede central de Brunswick, Alemania y están sujetos a los mismos rigurosos controles de calidad. De este modo, se garantiza la reconocida calidad de BMA, puesto que todas las centrífugas llevan el distintivo “Made by BMA”.

Rapidez y tiempos de respuesta cortos

A menudo, cuando se trata de máquinas individuales, se requiere rapidez. De hecho, los tiempos de respuesta cortos son tan importantes como una entrega lo más rápida posible. Al mismo tiempo, todo usuario quiere que estas máquinas estén perfectamente adaptadas a sus condiciones y necesidades. Hemos pensado en cómo resolver esta aparente contradicción y hemos desarrollado una estructura modular para las series de centrífugas y bombas de masa cocida.

De este modo, a partir de un modelo básico y complementándolo con opciones estándar, encontramos la solución ideal para cada necesidad. Disponemos de una gran variedad, incluidos diferentes tamaños y materiales, así como múltiples opciones de proceso. De esta manera podemos ofrecer tiempos de producción cortos y adaptaciones flexibles a sus necesidades. Está claro que con nuestra reconocida calidad no nos la jugamos. Esto es válido tanto para los productos como para el asesoramiento de nuestros expertos. Así, podrá beneficiarse siempre de los amplios conocimientos técnicos en procesos de BMA.

Silke Stiegert
BMA AG
silke.stiegert@bma-de.com


Use of cookies

BMA uses cookies to optimize the design of this website and make continuous improvements. By continuing your visit the website, you consent to the use of cookies. Further details can be found in the legal notice.
Your visit to the Website is currently being captured by a Web analysis service in anonymised mode.